Liberándote de las ataduras de los malos hábitos o del efecto Gulliver

images (16)

Esta es una noche como las demás
Andas apurado como los demás
Quieres todo lo que quieren los demás
Odias todo lo que odian los demás
Y cuando te acuestes pensarás
Que barbaridad, otro día más
Este es otro día como los demás
Tomas desayuno como los demás
Llegas al trabajo como los demás
Te pones al día como los demás…

Jas / Personalidad

Aunque esta canción se titula Personalidad, en realidad debió llamarse rutina o, mejor aún, hábitos.

Un hábito es cualquier comportamiento que a fuerza de repetición – voluntaria o involuntaria – es adherido a nuestro SER.

Los hábitos nos sirven para trabajar en piloto automático y no tener que estar plenamente consciente de cada uno de los procesos que nos toman determinadas tareas, ya sean sencillas o complicadas. De esta manera, una tarea como atarnos los cordones de los zapatos que nos resultó tan difícil cuando fuimos niños, hoy lo hacemos sin pensar.

Visto de esta forma, los hábitos sirven para facilitarnos la vida. Pero, qué hay de aquellos hábitos innecesarios, con cuántos hábitos estamos cargando que ya no cumplen ninguna función productiva y nos hacen perder tiempo y energía. Peor aún, que hay de aquellos hábitos que trabajan en contra nuestra.

Dejar de ejercitarnos diariamente, fumar, no hidratarnos adecuadamente, descuidar nuestros alimentos, chismear, dejar todo para última hora, consumir información dañina, tener pensamientos negativos,  Son algunos malos hábitos que, aunque pequeñitos, en su totalidad y a larga data nos llevarán a la bancarrota personal. Deteriorando nuestra salud, nuestras relaciones interpersonales y autoestima.

Cuando decides cambiar los hábitos suelen ser un problema. Se me antoja una imagen. Eres un gigante, tienes mucha fuerza pero un ejército de pequeños hábitos puede mantenerte amarrado al suelo. Como le pasó a Gulliver  que despiertó en la playa, en el país de los liliputienses,  atado por varias cuerdas y sin poder moverse. Quizás si fuese una cuerda, dos o unas pocas Gulliver hubiera podido liberarse fácilmente. Pero, con muchas cuerdas le fue difícil.

Los malos hábitos serían para ti como aquellas cuerdas que inmovilizaron a Gulliver. Estos te atan, estancan, roban tiempo y energía. No permiten que alcances tus metas, no te dejan CRECER.  Podría decirse que eres su esclavo.

Muchos de nuestros hábitos se formaron a temprana edad, nos fueron impuestos o simplemente los copiamos de casa y de nuestro entorno inmediato, por ello pasan desapercibidos y difícilmente los cuestionamos.

Existen diferentes tipos de hábitos, algunos de estos son: físicos, afectivos, sociales, morales, intelectuales, higiene, para mí los más importantes son los hábitos mentales. Ya sabes las ideas que tienes respecto de ti y del mundo se plasman en tu realidad.

La buena noticia

Como el proceso de aprendizaje de hábitos no se ha detenido, podemos eliminar, corregir y adquirir nuevos. Es decir podemos modelar cada uno de nuestros hábitos para obtener el resultado que deseamos.

Si quieres estar sano, practica la salud: la alimentación sana, el descanso, el ejercicio diario, piensa positivo.

Si quieres ser eficiente: se puntual, responsable con lo que te comprometes, sigue capacitándote, colabora y trabaja en equipo.

Si quieres tener relaciones interpersonales saludables: piensa en positivo, se cordial, practica la gratitud, presta ayuda desinteresada y aprende a decir NO cuando lo consideres necesario. Muchas veces creemos que para agradar a los demás debemos decir SÍ a todo.  Como ya te lo dije anteriormente: Difícilmente te respetarán si tienes una actitud complaciente con todo el mundo.

5 métodos para romper con las costumbres indeseables:

  1. Sustituir la acción habitual por una nueva;
  2. Repetir el comportamiento hasta que se vuelva agradable;
  3. Separar al individuo del estímulo que lo induce a determinada conducta;
  4. Habituación: someter a la persona a una situación intensa de forma repetida hasta que le llega a parecer algo cotidiano;
  5. Castigo: El coach y el cliente pueden acordar un “castigo” cada vez que éste realice el hábito que quiera dejar. Por ejemplo, hacer una donación a alguna obra de caridad cada vez que el cliente fume, si su deseo es dejar de fumar. Este método es usado generalmente con personas que ven el mundo de forma ganar-perder o sistema de recompensa-castigo.

¿Cuánto tiempo se requiere para que se forme un hábito y te sirvas de los beneficios del “piloto automático”?

Maxwell Maltz, cirujano plástico, empezó a darse cuenta de un patrón que seguían sus pacientes. Cuando les modificaba algún rasgo de la cara, por ejemplo, la nariz, les llevaba 21 días acostumbrarse a su nuevo aspecto. El mismo tiempo les tomaba adaptarse a las personas que habían sufrido una amputación.

Según Maltz, actuamos y sentimos no de acuerdo con la realidad, sino a la imagen que nos hemos formado de ella. Los hábitos, buenos o malos, se moldean del mismo modo. La imagen que las personas tienen de sí mismas y las conductas que han creado, guardan estrecha relación entre sí.

Por otro lado, investigadores del University College de Londres, fijan 66 días para crear un hábito que esté estrechamente relacionado con las características sociales, económicas y culturales de una población e incluso de la familia, como los hábitos de alimentación o ejercicio físico.

A partir de ese momento, el hábito adquiere cierto automatismo, y no hace falta voluntad, ni tan siquiera pensar en ello intencionadamente.

Te invito a hacer un inventario de tus hábitos y luego evalúa e identifica cuales son los improductivos, cuales quieres eliminar o modificar. Asimismo, observa a las personas que son tu modelo a seguir, si son personajes históricos revisa su biografía,  descubre qué hábitos los ha llevado al éxito y ponlos en práctica.

Para terminar, quiero regalarte el siguiente pensamiento del gran maestro Aristóteles: “Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito

En caso requieras información adicional o consultar sobre mis servicios puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

Julio César Torres Cavero
Entrenador de Vida
Anuncios
Liberándote de las ataduras de los malos hábitos o del efecto Gulliver

6 comentarios en “Liberándote de las ataduras de los malos hábitos o del efecto Gulliver

  1. fito dijo:

    Todos tenemos malos hábitos que nos cuesta cambiar, es importante reflexionar sobre ellos y dejar en claro como bien dice el Sr Torres, que si se puede cambiar, creo que se volverá un habito volver por esta pagina mas menudo.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s