Si tú Crees, Creas. ¡¡Cree en ti!!

Closeup portrait of happy young woman with hands behind neck

Recuerda por un momento los logros que alcanzaste: Ingresar a la universidad, ganar un concurso de baile, sacar adelante a tu empresa… seguro fueron retos que cuando te los planteaste parecían lejanos, pero sabías dentro de ti que lo lograrías. Estoy seguro que mientras todos te decían que era imposible, que las condiciones no eran favorables, o incluso, que aquello que pretendes no te convenía… Tú continuaste, tuviste la convicción de seguir adelante, en otras palabras, creíste en ti. Creíste en tus posibilidades. No viste obstáculos sino retos, los que en lugar de limitarte te sirvieron de motivación para continuar con tus propósitos y vencer.

Cuando tienes la convicción, cuando crees en ti y crees que puedes no habrá nada que te detenga. Sin embargo, esto no sucede siempre que te propones una meta. Por regla general cuando no logras una meta NO se trata que hayas dejado de creer en ti o que fuiste incrédulo de tus posibilidades, en realidad, lo que te hizo fracasar fue el TEMOR. Decidiste enfocarte y creer en el temor: temor a fracasar, temor al rechazo, o temor a lograr aquello que deseas y enfrentarte a una nueva situación, a las consecuencias…

Piensa en las veces que has dejado de lado alguna meta, aquella que luego de algunos intentos decidiste abandonar, busca dentro de ti y lo único que encontrarás es TEMOR.

El temor te hará dudar de ti, de tus capacidades, te hará pensar que aquello que te has propuesto es difícil, es imposible, que no eres capaz de lograrlo, que no te lo mereces… y por último Creerás que No-puedes… Henry Ford lo diría de la siguiente manera: “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no-puedes, estás en lo cierto”

El temor solo es un mecanismo de protección, una vez más nuestra mente tiene mucho que ver. Con el TEMOR, la mente nos mantiene paralizados para que nos mantengamos en nuestra “zona segura” con el fin de “protegernos” y de esta forma no volvamos a sentir frustración o dolor frente al fracaso. Así, abandonamos nuestras metas, dejamos de tomar riesgos y nos volveremos conformistas, es decir, habitantes de nuestra “zona de confort”.

¿Qué sucederá si decides evitar riesgos? Es decir, si decides enfocarte en el temor.

Los que habitan en su zona de confort creen vivir en calma, pero esto es pura ficción ya que únicamente están dejando que la vida pase delante de ellos, no son capaces de decidir por sí mismos, dejan de lado los “riesgos” y toman únicamente lo conocido aunque esto les resulte perjudicial. Con ellos calza la frase: “más vale malo conocido que bueno por conocer”, de esta manera aceptan la vida como se les presente.

Los habitantes de la zona de confort siempre creerán ser víctimas de las circunstancias  –obvio, si nunca deciden no pueden sentirse responsables de sus propias vidas-  de este modo responsabilizan a los demás respecto a su insatisfacción, infelicidad, frustración… Aunque en el fondo quieran cambiar su situación, el temor al cambio los someterá y obligará a permanecer en la inacción.

Por otro lado, al prestar más atención al temor, sus miedos crecerán en contraparte su zona de confort se irá reduciendo. Dicho de otro modo, su campo de acción se va empequeñeciendo debido a que cada vez habrá más circunstancias que los atemoricen.

¿Cómo liberarse del Temor?

En primer lugar debes tener claro que el temor solo es una creencia y su fuente de poder únicamente viene de ti. Tú decides cuánto poder ejerce sobre ti.

En segundo lugar, al ser una creencia, esta no necesariamente tiene que ser cierta. Muchas creencias que están en nuestras cabezas al confrontarlas con la realidad resultan que no son ciertas o han perdido vigencia.

Por último, pasa a la acción y enfréntalo, al hacerlo, podrás ver la dimensión exacta de aquello que temes. Y, déjame decirte que siempre la imagen mental que tenías de tus miedos resultó sobredimensionada.  Se me ocurre una analogía: Los miedos serían como unos perritos que te ladran y te acorralan cuando les muestras respeto y temor, pero cuando decides encararlos dejan de ladrarte y se alejan dejándote el camino libre.

Cuando crees, creas… comienza hoy a crear una mejor versión de ti, vence tus miedos y amplía tus horizontes. Dejo para tu reflexión la siguiente frase del maestro Paulo Coelho “Solo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar”

En caso requieras información adicional o consultar sobre mis servicios puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Anuncios
Si tú Crees, Creas. ¡¡Cree en ti!!

2 comentarios en “Si tú Crees, Creas. ¡¡Cree en ti!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s