Cuando te encuentras con la bestia. Cuidándote de la gente tóxica

personas-toxicas

Hace poco recordé una película que vi años atrás, se trata de “La purga” conocida también como “La noche de las bestias” del director  James DeMonaco. La historia nos habla de una nueva América gobernada por los Nuevos Fundadores de América (NFA) quienes para salvar al país de la pobreza y la crisis social aprueban la Enmienda 28. Con esta, cualquier ciudadano estadounidense tiene el derecho, durante una noche, a cometer cualquier tipo de crimen sin miedo a las represalias.  Durante la purga, no se puede llamar a la policía, los hospitales no admiten pacientes, los ciudadanos deben arreglárselas solos.

Una vez al año, desde las 7 de la noche del 21 de marzo, hasta las 7 de la mañana del siguiente día, los ciudadanos cubren sus almas con la siguiente plegaria “Benditos sean los nuevos padres de la patria, por permitirnos purgar y purificar nuestras almas. Benditos sean los Estados Unidos, una nación renacida” y salen a las calles a liberar a la bestia que tienen dentro. Salen a matar gente de “mal vivir” y mendigos, pueden cobrar revanchas y sanear disputas pasadas asesinando a los que consideren sus enemigos. Supuestamente estas medidas han traído muchos beneficios para los Estados Unidos, ya que se ha reducido considerablemente la pobreza, la delincuencia, la violencia y el desempleo.

“La Purga” nos presenta un escenario extremo. Pero ¿realmente resultaría impensable? En tu vida cotidiana seguramente te habrás encontrado con personas que pareciera que tienen el permiso para liberar a su bestia a cada hora del día y las ves lastimando personas. Van por la vida opinando cualquier cosa respecto a los demás sin importarle el daño que pueden causar con sus palabras. Se toman esta licencia con el pretexto de ser honestas, sinceras y que no saben ser hipócritas.

En realidad ser honesto no significa ser irrespetuoso con los demás. El hecho que tengas una opinión respecto de alguien no te da permiso para verbalizarlo. Asimismo, recuerda que al formarte una opinión respecto de otra persona es una forma de juzgar.  El juzgamiento es solo un intento de interpretar la realidad a nuestra manera de ver el mundo–y nadie nos ha dicho que tenemos la verdad absoluta- Es mejor, ser libres de juzgamientos y aceptar a las personas como son. Por otro lado, tampoco se trata de hipocresía: ser respetuoso y cuidar las formas no es hipocresía sino civilidad.

Las personas que tienen liberada a su bestia van dañando el clima familiar, laboral y social. Su modo de pensar y actuar les impide vivir en armonía con su entorno por lo que sus relaciones interpersonales se ven empobrecidas.

A continuación te presento algunos indicadores o actitudes de personas que tienen su bestia a flor de piel:

  • Violentas: Apelan a la agresión verbal o física como una forma de maltrato y de querer ganar atención, de manera inadecuada.
  • Descalificadoras: Critican permanentemente en forma irónica y mordaz.
  • Controladoras: Intentan manipular al resto generándoles un sentimiento de asfixia y pesadez.
  • Manipuladoras: Seducen y engañan para obtener lo que desean de los demás y luego los desechan.
  • Insatisfechas: presentan actitud perfeccionista y nunca terminan de disfrutar y agradecer por lo que ya tienen.
  • Víctimas: Atraen la atención de su entorno generando culpa y pena. Esta actitud les permite responsabilizar a los demás por sus errores.
  • Psicopáticas: Buscan obtener sus fines sin importar a quién destruyen por el camino.
  • Quejosas: Se quejan continuamente de la vida, pero no desean salir de aquella situación que las atormenta.
  • Egocéntricas: Creen que el mundo gira alrededor de ellas.

Bernardo Stamateas identifica y agrupa algunas de estas actitudes junto con otras más para describir a la “gente tóxica” que son personas que de alguna manera nos producen malestar y podrían arruinar nuestras vidas al sabotear nuestras metas.

Como reza el dicho: “El que anda con lobos a aullar aprende” Las actitudes se copian y, si son negativas se copian más rápido aún; así que por tu propia salud emocional-física-espiritual se selectivo de amistades y de las personas que te rodean. Si detectas alguna persona negativa no permitas que sus pensamientos y actitudes calen en ti. Recuerda que eres el promedio de las cinco personas con las cuales más te relacionas. ¿Quién quieres ser tú?

En caso requieras asesoría personalizada puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Anuncios
Cuando te encuentras con la bestia. Cuidándote de la gente tóxica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s