Rompiendo Esquemas Mentales Para Alcanzar tu Éxito

ROMPERDISEÑO

¿Te gustaría tener la habilidad para:
 
Alcanzar cualquier meta que te propongas
Saber exactamente cuales son tus sueños
Hacer que la vida te envíe oportunidades
Saber cómo manejar y alejar a las personas tóxicas
Alejar el estrés de tu vida
Puedes lograr todo lo que te propongas sin necesidad de hacer daño a los que te quieren
Encuentra las respuestas y el método en:
 
“Rompiendo Esquemas Mentales Para Alcanzar tu Éxito” e-Book
 que-hace-exitosa-a-las-mujeres

El éxito es el deseo de todas las personas mentalmente saludables por realizarse plenamente. Y es que el éxito no nace del azar, hay que tener objetivos y metas claras y deseo por alcanzarlas, luego vendrá el trabajo duro y estratégico.

Por otro lado, los esquemas mentales tienen mucho que ver con nuestra realización personal; la forma en cómo nos vemos en el mundo determinará si alcanzaremos o no nuestro éxito personal.

Si estás interesado en adquirir esta maravillosa obra, escríbeme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Te deseo un excelente día!!!

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Rompiendo Esquemas Mentales Para Alcanzar tu Éxito

Eliminando las etiquetas para vivir y disfrutar el mundo a plenitud

7175776-grupo-de-cuatro-chicas-adolescentes-sentado-en-el-banco-en-el-parque-de-oto-o

Hace más de cien años, Paul Otlet y Henri La Fontane crearon el Mundaneum, cuya  finalidad era registrar y organizar todo el conocimiento producido en el mundo hasta ese entonces. Para ello se utilizaron unas fichas de cartón, en las que describieron tanto el contenido temático de los libros, enciclopedias, revistas, etc; como las características físicas de sus formatos. Finalmente, cada una de estas fichas eran ubicadas en el orden que les correspondía de acuerdo a un sistema de clasificación del conocimiento.

En el mundo de la bibliotecología, se llama catalogación a la descripción de contenidos y formatos, y el término usado para la organización de la información es: clasificación. Tanto la catalogación como la clasificación obedecen a esquemas mentales. Catalogar y clasificar es un intento humano por entender el mundo.

En nuestra vida cotidiana catalogamos y clasificamos personas. Usamos estas actividades como filtros para permitir que alguien sea parte de nuestro círculo de amistad mientras que a otros no. Sí… lo sé,  solemos equivocarnos con nuestra selección y esto responde a que es un acto humano en el sentido que es errático. Estos esquemas mentales de catalogación y clasificación nos fueron impuestos por nuestro entorno inmediato y por nuestra sociedad. De esta manera, cada persona que llegaba a nuestras vidas traía anexado a su ser un respectivo código de barras o etiqueta: negros, blancos, cholos, católicos, protestantes, mormones, creyentes en Dios, ateos, agnósticos, comunistas, socialistas, ricos, pobres, bonitos, feos, amables, desconsiderados…

Describimos el alma (contenido) y el cuerpo (el formato) de las personas, para luego clasificarlas y asignarles una etiqueta. Tenemos una plantilla para cada persona y lo que es peor, tenemos solo una única plantilla de cómo deberían ser. De esta manera, todas las que no encajan en ella quedan excluidas. Por lo que, nuestra catalogación y clasificación no es para entender a las personas en su pluralidad sino más bien para confrontarlas y excluirlas de acuerdo a nuestro filtro. Estoy seguro que habrás tenido la mala experiencia de encontrarte con alguien que te odió ni bien te miró. Ahora ya sabes la explicación. Y tú que te matabas pensando en qué es lo que pudiste haberle hecho. Pues nada. Simplemente no encajaste. No es tu problema, es de quién te etiquetó y te excluyó sin conocerte.

Etiquetar personas es cosificarlas y reducirlas a lo que creemos que son y no ver la excelencia humana a plenitud. Etiquetar es negarse a participar de la vida. Con ello, terminaremos reduciendo nuestro mundo. Además, nadie nos ha dicho que tenemos la verdad absoluta como para juzgar qué es bueno o malo, correcto o incorrecto, apropiado o inapropiado… Recuerda que solo los necios creen tener la verdad absoluta.

A continuación te doy 3 + 2 consejos para que aprecies el mundo y disfrutes más de las personas a plenitud:

  • Evita juzgar, la práctica del no juzgamiento ampliará tu mente y serás capas de aceptar el mundo como lo que realmente es.
  • Confía y espera siempre lo mejor de cada persona. No hay nada que temer, la confianza es la mejor arma para defenderte de las personas aprovechadas, porque creerán que eres fácil de timar y no perderán el tiempo en intentarlo, por lo que será más fácil para ti retirarlos de tu vida, ya que no habrás involucrado ni tiempo, ni sentimientos.
  • Sé tú mism@, evita auto-etiquetarte y compararte, recuerda que tú eres tu propia fuente de validación y superación. Plantéate el reto de ser hoy mejor que ayer.
  • Despréndete del ego. El ego es una enfermedad, es cuando tienes el YO inflamado y crees que eres el centro del mundo y que todo gira alrededor tuyo. Si vives con ego cualquier cosa, por mínima que sea, te afectará.
  • Acéptate como ser humano, como habitante de este planeta que ha venido para aprender y dejar en heredad un mundo mejor del que encontraste. Deja de perderte entre tantos conceptos, porque lo único que haces es limitarte. Si te etiquetas te reduces a ello.

Para celebrar las diferencias, quiero dejarles el siguiente vídeo estoy seguro que será de su agrado:

https://www.youtube.com/watch?v=avq9no1utyE

En caso requieras asesoría personalizada puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Eliminando las etiquetas para vivir y disfrutar el mundo a plenitud

¡SER EXCELENTE!

iStock-000016622864XSmall_175006

El Lic. Miguel Ángel Cornejo y Rosado, Presidente Ejecutivo del Colegio de Graduados en Alta Dirección de México, ofreció en el Perú el año 1992, dos conferencias sobre “Excelencia Directiva para lograr competitividad”, las mismas que han sido ampliamente difundidas en VHS, por la Sociedad Nacional de Industrias, a beneficio de la Fundación de los Niños del Perú. El mismo autor dictó una nueva conferencia en abril de 1994 sobre el tema: “Los jóvenes ante el reto del tercer mundo”.

Ofrecemos a continuación los doce principios o normas en las que el autor resume su mensaje en orden a lograr la “excelencia” en todos los niveles de la vida.

  1. SER EXCELENTE es hacer las cosas, no buscar razones para demostrar que no se pueden hacer.
  1. SER EXCELENTE es comprender que la vida no es algo que se nos da hecho, sino que tenemos que producir las oportunidades para alcanzar el éxito.
  1. SER EXCELENTE es comprender que en base a una férrea disciplina, es factible forjar un carácter de triunfadores.
  1. SER EXCELENTE es trazarse un plan y lograr los objetivos deseados a pesar de todas las circunstancias.
  1. SER EXCELENTE es saber decir: Me equivoqué y proponerse no cometer el mismo error. 
  1. SER EXCELENTE es levantarse cada vez que se fracasa, con un espíritu de aprendizaje y superación. 
  1. SER EXCELENTE es reclamarse a sí mismo el desarrollo pleno de nuestras potencialidades buscando incansablemente la realización.
  1. SER EXCELENTE es ser creador de algo: un sistema, un puesto, una empresa, un hogar, una vida.
  1. SER EXCELENTE es ejercer nuestra libertad y ser responsables de cada una de nuestras acciones.
  1. SER EXCELENTE es sentirse ofendido y lanzarse a la acción en contra de la pobreza, la calumnia y la injusticia.
  1. SER EXCELENTE es levantar los ojos de la tierra, elevar el espíritu y soñar con lograr lo imposible.
  1. SER EXCELENTE es trascender a nuestro tiempo legando a las futuras generaciones un mundo mejor.

Descarga ser-excelente en versión pdf.

ASESORÍAS ONLINE

juliocesartorrescavero@hotmail.com (Coaching en crecimiento personal)
vmontero@pucp.edu.pe (Coaching lingüístico-humanístico)

¡SER EXCELENTE!

Cambiando viejas creencias para crear tu propio significado

thumb

Give me a word
give me a sign
show me where to look
tell me what will i find

Collective Soul / Shine

Días atrás, la sonda espacial New Horizons nos trajo noticias acerca de Plutón, cuya superficie modelada en millones de años nos mostraba una silueta semejante a un corazón; debido a ello los medios masivos bautizaron a este planeta enano como: “el planeta del amor”.

Vinieron a mi mente algunas lecturas de juventud respecto al signo lingüístico. Éste no es más que la unión de una imagen mental que representa una idea, concepto u objeto [significado] y una imagen sonora [significante].

Una de las características del signo lingüístico es que significado y significante se unen de manera arbitraria. Es decir, no hay ninguna relación sustancial, entre ellas, que las una. En ese sentido el concepto amor [significado] asociado al [significante] o imagen sonora [a] [m] [o] [r] es puramente artificial.

Asimismo, a la sucesión de sonidos [a] [m] [o] [r] se le pudo otorgar cualquier otro significado,  el cual habría sido funcional a la hora de comunicarnos. Con ello, nos encontramos con otra particularidad del signo. Éste es Convencional: existe un acuerdo social-cultural-histórico-geográfico. En otras palabras: en algún momento de la historia de la humanidad un grupo de personas instaladas en un determinado lugar y con una lengua común se puso de acuerdo para denotar un determinado significado a un determinado significante. De esta forma fueron naciendo las palabras.

claves-para-tener-buena-memoria-2

¿Qué sucede en nuestra mente?

Tenemos experiencia de los pensamientos desde el plano lingüístico. Las palabras asocian creencias. Las creencias son como mapas, nos marcan la ruta a seguir y también nos presentan límites. Todo lo que hacemos va de la mano con nuestros pensamientos, es decir, nuestros actos no traspasan las fronteras de nuestras creencias.

Tenemos creencias respecto al amor, el éxito, el fracaso… Estas creencias no nacen con nosotros. Nos fueron impuestas desde que nacemos por nuestro entorno: padres, familiares, profesores, mentores… En fin, la sociedad y sus medios bombardean nuestra mente con conceptos, históricos o generacionales.

El gran maestro Osho, en su obra “El libro de la mujer” lo dice de la siguiente manera: “Llegas a un mundo que ya está condicionado, y llegas tan inocente, tan limpia, sin darte cuenta de lo que te va a suceder. Y tus padres empiezan a escribir en ti, y la sociedad entera empieza a escribir cosas en ti”

Algunas gratas noticias respecto a las creencias:

  • Muchas de las creencias que tenemos en nuestra mente son caducas, ni bien las cuestionamos pierden su poder.
  • Las creencias no tienen nada que ver con la realidad, es decir, no son ciertas necesariamente.
  • El poder de una creencia radica en ti mismo, tú decides cuanto poder tiene sobre ti.
  • Tú decides en qué creer.
  • Puedes cambiar tus creencias.

Si no estás logrando los resultados que deseas en algunos aspectos de tu vida, es porque tienes creencias erróneas o limitadoras, en aquellos puntos. Es como si quisieras llegar a un determinado lugar pero con un mapa equivocado o en otro idioma o un mapa elaborado hace muchos años atrás, en donde muchas de las calles actuales no figuran en él.

¿Quieres cambiar tu realidad?

La receta es muy sencilla: Cambia tus pensamientos. A continuación te dejo algunas recomendaciones para que puedas lograrlo muy fácilmente:

  • Selecciona tus palabras: seleccionar tus palabras es seleccionar tus pensamientos, comienza a decirte cosas positivas, con ello cambiarás tu actitud hacia la vida.
  • Selecciona la información que consumes, evita noticias desagradables, estar informado no significa que llenes tu mente con las cosas negativas que suceden en el mundo.
  • Escoge pensar positivo respecto a ti mismo, que tu dialogo interno sea amable contigo.
  • Espera siempre lo mejor de cada persona, que cada contacto humano sea una experiencia agradable, con ello incrementarás tu carisma, lo que a su vez reforzará la manera en como piensas de ti mism@.
  • Cuida tu salud, gozar de buena salud te permitirá experimentar tu vida de manera agradable.

Tienes el poder para darle un nuevo significado a tu vida, eres capaz de re-inventarte, ser la mejor versión de ti y ofrecérsela al mundo.

En caso requieras asesoría personalizada puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Cambiando viejas creencias para crear tu propio significado

ROMPIENDO ESQUEMAS MENTALES 2

Estimados amigos:

Comparto la siguiente infografía respecto a nuestros esquemas de pensamiento.

Dar click AQUÍ

r2

Recuerda que, soñar con el éxito es bueno, pero vivirlo es mejor. 

En caso requieras asesoría personalizada puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
ROMPIENDO ESQUEMAS MENTALES 2

Miedo a crecer. Cuando te conformas con ser espectador de tu propia vida.

psicologia1

Una vez más te encuentras en una situación dolorosa y angustiante; sin embargo, sientes que aquella situación ya la viviste anteriormente. Se ha vuelto a repetir en tu vida. Sientes que no has aprendido. Estás atrapad@ en el mismo problema… ¡Te lamentas!

¿Vives en un círculo vicioso?

Es síntoma de que te rehúsas a crecer y prefieres mantenerte en tu zona de confort. ¡Cuidado con esto!

Los que habitan en su zona de confort  únicamente escogen para su vida situaciones ya conocidas dejando de lado los “riesgos”; es decir, son conformistas,  se niegan a seguir creciendo. Dejan que las circunstancias tomen las decisiones por ellos. Llegan a ser espectadores de su propia vida perdiendo todo control sobre ella. Quizás encuentren  algún rédito haciendo el papel de víctimas, lamentándose, y echándole la culpa a la vida y a los demás por su mala suerte. Sus lamentos pueden ser risibles como los de Homero Simpson: “Porque todo lo que le pasa a la gente estúpida me tiene que pasar a mí.”

Negarse a crecer es tropezar una y otra vez con los mismos problemas. Se me viene a la mente la imagen  de Sísifo, el semidiós griego,  que fue castigado a llevar una roca inmensa a la cima de una montaña,  pero justo antes de que alcanzase la cima la roca siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio, una y otra vez, por toda la eternidad. Sin embargo, resulta que no somos semidioses y no tenemos toda la eternidad, nuestra vida es breve como para desperdiciarla y dedicarnos a resolver una y otra vez los mismos asuntos. Recuerda que los recursos son escasos, cada año somos menos jóvenes; nuestra salud física, mental y emocional se deteriora.

SísifoNegarse a seguir creciendo significa negarse a dar lo mejor de uno mismo y negarse a aceptar que estamos en esta vida para aprender. Ten en cuenta que solo los necios creen saberlo todo y que no necesitan aprender más.

¿Por qué nos negamos a crecer?

Una vez más el MIEDO es la causa.  Miedo a afrontar nuevas situaciones, nuevos retos, nuevas responsabilidades. Miedo a tener el control sobre nuestra propia vida y nuestro porvenir.

El camino para alcanzar el éxito personal implica esfuerzo y perseverancia. Es un camino difícil en el que constantemente nos tocará enfrentar y vencer nuestros propios miedos.

El proceso inicia con una etapa de reconocimiento y aceptación. Quizás resulte duro ver quiénes realmente somos y resulte duro aceptarlo; sin embargo, esto ayudará para encontrar dentro de nosotros aquello que nos hace FELICES, lo que se traduce como nuestros sueños y metas personales; y el deseo por alcanzarlos.

Lo que sigue es la DECISIÓN, esta no es más que el compromiso personal para lograr aquello que deseamos. Una vez tomada la decisión no se aceptará ningún otro resultado como producto de nuestro esfuerzo.  En el camino habrá muchos obstáculos, pero cada obstáculo no es más que un aprendizaje para alcanzar nuestras metas.

Sin esfuerzo no hay éxito. ¿Te has puesto a pensar qué habría pasado si de niños nos hubiéramos sentido derrotados ante la primera caída por dar nuestros primeros pasos?

La vida implica crecimiento. Recuerda que, lo que no crece muere.

En caso requieras asesoría personalizada puedes escribirme a: juliocesartorrescavero@hotmail.com

Con aprecio,

JULIO CÉSAR TORRES CAVERO
ENTRENADOR DE VIDA
Miedo a crecer. Cuando te conformas con ser espectador de tu propia vida.